miércoles, 6 de abril de 2016

YIN YANG (Bilingual)


In some places of China there is a kind of bull fights where two animals hit each other to death.

En algunos lugares de China existen peleas de toros en las que dos animales se golpean hasta morir.


YIN YANG

Two bulls galloping
approach their death,
reflections of each other.
Once exceeded the threshold
the silhouettes merge.

A light stroke
blinds the moment,
and aligns on the same plane
the bold muscles
as opposed fists.
Both sides of the mirror
sway in imbalance,
violated, distorted,
but eventually reaching
their vertical rest.

A shadowless silence
is interrupted with shouts
of jubilant men
mounted on inertia,
celebrating the outbreak
of the torrential blood 
flowing
from the volcanic bowels
of the inert carcasses.

Then, everything melts
in the final,
immortal embrace
of time.


 YIN YANG

Dos toros galopan
y se aproximan a su muerte,
son reflejo uno del otro.
Traspasado el umbral
las siluetas se amalgaman.

Un golpe de luz
ciega el instante
y alinea en el mismo plano 
las masas musculares
como puños opuestos.
Los lados del espejo
se sacuden en desequilibrio,
violentados, distorsionados,
pero al final alcanzan 
su reposo vertical.

Un silencio sin sombras
se interrumpe con los gritos
de hombres jubilosos
montados en la inercia,
festejando el estallido 
de la sangre que fluye 
torrencial 
desde el fondo volcánico
de las inertes carcazas.

Luego, todo se funde 
en el definitivo, 
inmortal abrazo
del tiempo.



Roberto Mendoza Ayala
Texto e ilustración

New York City, March 26th, 2016

miércoles, 2 de marzo de 2016

MALAPALABRA



MOSCA MUERTA

Detrás de esta reja se guarda un poema
que espera su día de asueto, 
una conciencia que lo lleve a pasear 
entre ideas nuevas
y lo deje de vuelta 
en su cárcel y a salvo
—¡hipócrita, mustio!—
mientras afuera se le incendian
los cabellos al éter.



SE REPRODUCE

La mancha sobre esta hoja
es una mala palabra
que grita a sus compañeras
si alguien la deletrea
le revienta las orejas
se le mete por los ojos
hace el amor en las zonas 
más grisáceas del cerebro
le deja remordimientos
impuros hijos bastardos 
de un casto y pulcro lenguaje
y mueve la mano zombi
para recordarla otra vez
qué la chingada, de nuevo. 




CONQUISTA DEL RECICLAJE

El fuego negro del poema
traspasa la página
hasta el fondo de la pulpa
tatuada por una idea
reacia al mestizaje
y caída en defensa de las suyas. 







martes, 1 de marzo de 2016

CECUT-TIJUANA

Comparto el cartel para la presentación de la antología bilingüe "De Neza York a Nueva York", en la que participaré el próximo jueves 10 de marzo de 2016 por invitación del Centro Cultural Tijuana (CECUT). Los comentarios estarán a cargo del poeta Alfonso García Cortés.



lunes, 22 de febrero de 2016

CUITLÁHUAC (Los Golfos)




CUITLÁHUAC
(Los Golfos)

Cuitláhuac en el nombre entraña
una cruz salada,
efímera victoria del escudo de Anáhuac.

En el laberinto de sus golfos naufragan
casas de madera, varadas arcas
con olor a sangre de partidas jaras.

En los entresuelos, de antiguas vías enterradas,
yace virreinal leyenda en Pocito ahogada.

Otros mares celebran hazañas,
honran el nombre del guerrero en andas:
congregan batallas no menos sonadas,
cruciales también, y también saladas:

Mediterráneo, Negro, Tirreno, Vizcaya,
Campeche y Baffin, California, Bengala...


Roberto Mendoza Ayala
en Ultrasonidos (2012)

Ilustración: glifo de Cuitláhuac
(Códice Mendoza)

lunes, 11 de enero de 2016

SI ESTO ES UN HOMBRE de Primo Levi





Me considero afortunado de apuntarme como testigo de primera mano del siglo XX, y formar parte al mismo tiempo de la segunda década del que le sigue. Lo soy también de habitar en una ciudad donde todo sucede de manera vecinal: los grandes movimientos artísticos, las modas o los terremotos económicos, se sienten en las calles de Nueva York antes que en ningún otro lugar del planeta.

   Lo paradójico es la reducida dimensión geográfica de esta urbe --cualquiera puede caminar en un día la isla de extremo a extremo y de lado a lado--, lo que no obsta para que cada banqueta, local, fachada y ventana nos muestren a diario los signos de los cambios que vienen en el planeta. Éstos se leen en el flujo permanente de letreros, arte, ropa, personas y personajes, alimentos, culturas, idiomas, razas, libros, música y arquitectura que se transforma sin cesar.

   Siempre hay aquí pequeñas y grandes novedades, cosas no vistas antes, que al final del día agregan al conjunto una nota como de sirena que suena al atardecer, con tono y duración distinta cada vez, añadida a los compases de la grandiosa sinfonía mundial.

   Caminando por los linderos del West Village --aquí las fronteras entre los barrios son cosa seria--, pasé de casualidad frente a uno de tantos cines de arte que aún salpican la ciudad, y que se van descubriendo con el tiempo. La cartelera anunciaba películas de temática relacionada con la cultura judía. También se ofrecían un par de libros a la venta. El autor de ambos: Primo Levi.

   Algo tintineó en mi cerebro. Recordé alguna frase suya, o quizás de alguien que lo había leído, señalando que "después de Auschwitz, era imposible la existencia de la poesía". Llegó también a mi mente un título: If This Is a Man. Sin embargo, ninguno de los dos libros puestos en el aparador lo llevaba.

   Encontrarme de pronto con un autor que por una sola frase se me antojaba leer, me hizo entrar al cine para adquirir en la dulcería --exhibido junto a las palomitas--, "Survival in Auschwitz", que incluía una conversación entre Primo Levi y Philip Roth.

   Para mi beneplácito, "Survival in Auschwitz" era el título comercial en inglés (¡ah, capitalismo!) de  la obra cuyo nombre original en italiano es: Se Questo è un Uomo, o sea, If This is a Man (en inglés) o Si Esto es un Hombre (en español), publicada por primera vez en Italia en 1947. 

   En ella, Primo Levi --de familia judía y ciudadano de Turín, egresado de la carrera de química--, relata cómo se involucra con las guerrillas opositoras al fascismo hacia el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta que es atrapado y deportado a los campos de trabajo y exterminio en Polonia junto con cientos de familiares y conocidos suyos.

   De manera conmovedora nos introduce a la progresiva reducción física y psicológica del hombre hasta su más primitiva esencia animal, donde se desdibujan las fronteras éticas y se justifica todo en aras de la sobrevivencia. Más que juzgar moralmente, Levi indaga con un lenguaje reflexivo en las cavernas de la naturaleza humana, encontrando destellos de valores donde no parece haber más que rapiña y degradación. Incluso ofrece un análisis del mercado de "bienes" y "capitales" en la prisión, que no tiene desperdicio en cuanto a su precisión y humor negro.

   Primo Levi no perdona ni olvida, pero tampoco le permite espacio al rencor. Describe y estudia con minuciosidad de científico todos los comportamientos que son susceptibles de nobleza o corrupción, una vez traspasados ciertos límites. Clasifica a las personas a partir de su condición de amos o esclavos, estableciendo categorías y encontrando similitudes en los extremos. Deja su testimonio como prueba de que en cualquier momento, a partir de hechos aparentemente menores, el equilibrio de la civilidad y la coexistencia puede quebrarse dramáticamente.

   En la conversación al final del libro, Philip Roth se maravilla de algo que a él le parece inusual para un escritor, y es el hecho de que Levi viviera con su esposa y su suegra en la misma casa de Turín donde habitara desde niño, (Levi murió en 1987, un año después de la entrevista) y que combinara su actividad literaria con su trabajo como director químico en una fábrica de barnices aislantes. Yo digo que la familia de la que lo despojó el campo de concentración y la disciplina de trabajo industrial a la que se vio forzado, retornaron para él de alguna manera y se quedaron para siempre en el resto de la vida de este hombre excepcional.

   Un gran autor del siglo XX y su libro fundamental, encontrados en Nueva York en el momento adecuado para mí, acompañados de un signo: leí uno de los capítulos de If This is a Man mientras masticaba lentamente un pedazo de pan, y en algún punto me di cuenta que podría ser quizás del mismo tamaño del que Levi y todos sus compañeros de prisión cortaban en rebanadas infinitesimales para engañar al hambre o para convertirlo en moneda de cambio. Al terminar, todavía con el sabor a sal en mi boca, y bajo la sombra de las intolerancias fundamentalistas que hoy se ciernen sobre nosotros, fui más consciente del extraordinario valor que siempre tiene un conjunto de palabras bien escritas.

lunes, 9 de noviembre de 2015

ABECEDIARIO

ABECEDIARIO


Arte desalmado

Arte binario composición difícil es:
faltan ganas, humor, imprecisión.
Jamás kamikaze logró matar naturaleza.
Ñoñerías ¿O pudiera quizás 
resultar sabia tanta uniformidad? 
Vanidad. Waterloo. Xilófono ya zurrado.


 Decretan área protegida

Arena brumosa calcinada, 
desierto era fugaz gloria húmeda. 
Impecable jardín kaki, lo mantenían nobles ñus.
Otrora pastizal, quemado, ronda solitaria tortuga.
Ucase voraz, wagneriano, xilófago. Yace zoológico. 


Miércoles de tianguis

Abalorio brillante, 
colores despliega este frutal glosario. 
Hoy incluye:
jícamas, kiwis, limas, manzanas, naranjas ñublenses.
¡Oh, peras queretanas, rojas sandías!
También uvas variedad Weisser, xocolatl y zapotes. 


Mundo Mundial

Atención: bien colocado disparo,
esquina, fulminante ¡gooool!
Histéricos individuos jubilosos: 
Kuwait-Liberia. 
Mire nadamás, ¡ñáñaras, otro penalti! 
¿Quién resultará seleccionado?
¡Tendremos una victoria! 
¡whisky, Xiomara! ¡ya zumbamos!


Inmigrantes atienden en el hospital.

Amorfo, brutal cáncer diabólico
el flácido grasor humano invade: 
¡jodido karma!
Lonjas, manteca, nodos ñudosos, oprobiosos,
protuberantes quistes rotundos.
Saluda, tómate un vistazo, 
Whitney xenófoba y zafia. 


El reto de la ociosidad

Ah, bien. Consideras demasiado estéril fabular
garabatos hilándolos inteligiblemente, juntando kafkianas
líneas malabáricas. Nada ñengue: obtén párrafos 
que reúnan sin trabajos urólogo versus wolframio, 
Xalapa y Zacatecas.   

domingo, 1 de noviembre de 2015

LA TERRAZA / THE TERRACE

                                                             

                                                         

                                                           LA TERRAZA                                                           

                                          hacia el mediodía   un retoño de luz
              entroniza su cuerpo de pan dorado   sobre la terraza que da a mi ventana  
                                  como una copa alzada   marca su silueta
                       sobre el pasto seco del deseo   ella se acuesta desnuda
                                    comienza un incendio   sabe que la miro pero no le importa
                           una campana toca a rebato   una campana toca a rebato
              sabe que la miro pero no le importa   comienza un incendio
                                ella se acuesta desnuda   sobre el pasto seco del deseo
                                             marca su silueta   como una copa alzada
             sobre la terraza que da a mi ventana   entroniza su cuerpo de pan dorado
                                              un retoño de luz   hacia el mediodía



                                                         THE TERRACE

                                                                      around noon   a sprout of light
     as she enthrones her golden-wheat body   on the terrace overlooking my window
                                          like a raised glass   her silhouette drawn
                              on the dry grass of desire   she lies naked
                                             a fire breaks out   she knows I watch her but she doesn’t mind
                                   a bell calling the alarm   a bell calling the alarm
 she knows I watch her but she doesn’t mind   a fire breaks out
                                                she lies naked   on the dry grass of desire
                                       her silhouette drawn   like a raised glass
           on the terrace overlooking my window   as she enthrones her golden-wheat body
                                               a sprout of light   around noon




Roberto Mendoza Ayala

New York, October 2015